Que hacer

Sonidos de pandemia: Los mejores discos en lo que va del 2021

Imagen principal

Dependiendo de a quién le preguntes, el primer trimestre del 2021 se pasó volando o fue un calvario. Lo cierto es que el nuevo año solo ha confirmado que la vida post-COVID sigue siendo extraña, impredecible y un tanto angustiante.

Bueno, dicen que todo arte refleja inevitablemente la época en la que fue creado, y no queda más que mirar hacia qué ha estado pasando con la música para comprobar que es verdad. Incluso los trabajos discográficos más ligeros de esta pandemia han tenido un aire de claustrofobia y paranoia, mientras que los mejores son capaces de transformar estas emociones en declaraciones potentes sobre una era que de seguro recordaremos por siempre.

Ya sea para encarar el momento de frente o distraerse, estos 6 discos nos han acompañado en este primer cuarto del 2021 y nos han hecho sentir esperanza por la creatividad humana a la hora de capturar emociones.

El mejor disco SOBRE la pandemia:

Nick Cave & Warren Ellis – Carnage

Todos esos sentimientos que hemos sentido con el ir y venir del Coronavirus, desde confusión e ira hasta tristeza profunda y un dejo de esperanza… Bueno, todo eso es ‘Carnage’. Nick Cave, el legendario músico australiano, compuso y grabó el álbum en confinamiento junto a su frecuente colaborador Warren Ellis (miembro de su banda Nick Cave & The Bad Seeds), intentando no referirse directamente al virus que cambió radicalmente nuestra forma de vivir sino que capturando sonoramente el torbellino psicológico que ha implicado vivir en pandemia. De alguna manera, ‘Carnage’ incluso traza un viaje emocional, comenzando con sus composiciones más tensas y amenazadoras, culminando con el delirio gospel de ‘White Elephant’. Después, Cave se abre a la vulnerabilidad y hasta cierta esperanza, con algunas de sus baladas más íntimas. Todo acompañado de cascadas de teclados y sintetizadores, un sonido etéreo que parece emular a un cerebro pandémico en medio de un mundo incierto e impredecible.

El mejor disco bailable sobre el apocalipsis:

The Weather Station – Ignorance

El proyecto musical de Tamara Lindeman era un secreto a voces dentro de la música independiente hasta el lanzamiento de ‘Ignorance’, que abrió el sonido de The Weather Station a nuevos y fascinantes horizontes. Un álbum conceptual sobre la amenaza inmediata del cambio climático, ‘Ignorance’ encuentra a Lindeman conjurando pequeñas tormentas. Lo que antes era folk minimalista ahora incluye cuerdas, dos bateristas, saxofones, flautas, múltiples sintetizadores y percusiones, resultando en canciones que suenan como ecosistemas vivos. Podría ser un álbum denso, pero ‘Ignorance’ se mantiene frecuentemente activo y pegajoso, coqueteando con el pop californiano y ganchos vocales que se mantienen cálidos y convocantes incluso cuando Lindeman explica cómo estamos construyendo nuestro propio camino a la ruina.

El mejor disco para la gente que piensa demasiado:

Cassandra Jenkins – An Overview Of Phenomenal Nature

Las canciones de Cassandra Jenkins están llenas de personajes e historias, con un ojo para detalles mundanos que hacen una vida. No por nada la frase “estas son cosas que realmente suceden” antecede a la fantástica ‘Hard Drive’, una balada psicodélica semi hablada que aborda cotidianidades desde clases de conducir hasta un ejercicio de respiración diseñado para evitar ataques de pánico. En cada composición Jenkins se demuestra asombrada por la poesía de la vida diaria, y su banda se adapta a cada narrativa mutando su sonido desde balada espaciosa a jazz fusión. ‘An Overview Of Phenomenal Nature’ suena como el trabajo de alguien con demasiadas cosas en la cabeza, pero es también una invitación a salirnos de nuestros pensamientos y mirar con calma y atención a nuestro alrededor. De seguro descubrimos cosas impresionantes.

El mejor disco para aquellos que se tratan más mal de lo que merecen:

Julien Baker – Little Oblivions

La joven Julien Baker se ha hecho un nombre en los Estados Unidos por su desgarradora honestidad, hablando abiertamente sobre sus problemas con la salud mental como pocos se atreven. ‘Little Oblivions’ es prácticamente un álbum conceptual sobre su recaída en el alcoholismo, una situación dolorosamente reconocible para varios en esta época de pandemia. Baker no esconde su vergüenza por recurrir a sustancias que ya le provocaron problemas en el pasado, pero ‘Little Oblivions’ es por sobre todo un álbum sobre encontrar compasión y entendimiento ante la adicción. Una plegaria necesaria en estos días.

El mejor disco para los fanáticos del cine:

John Carpenter – Lost Themes III: Alive After Death

John Carpenter, el legendario cineasta detrás de clásicos del cine de terror como ‘Halloween’ y ‘La Cosa’, ha ocupado la última década de su carrera en privilegiar su carrera musical. Alejado de las pantallas, Carpenter aprovecha su experiencia como compositor de las bandas sonoras de sus propias películas para generar paisajes sonoros electrónicos que suenan como soundtracks de cintas perdidas. Sintetizadores y guitarras sugieren momentos de terror, aunque siempre con un guiño kitsch que demuestra que Carpenter busca tanto entretenerte como ponerte los pelos de punta. ‘Lost Themes III’ es quizás su trabajo más puro y conciso fuera del cine, y un disco que no te suelta durante sus 40 minutos de duración.

El mejor disco para los que quieren olvidarse de todo un rato:

Floating Points, Pharoah Sanders & The London Symphony Orchestra – Promises

Poca música del 2021 ha funcionado más como un bálsamo que ‘Promises’. Craneado por el músico electrónico Floating Points y la leyenda del saxofón Pharoah Sanders (quien a sus 80 años toca mejor que nunca), el disco funciona como una invitación a desconectarse de la caótica contingencia y sumergirse en la parte más calmada de tus pensamientos. Con la ayuda de la Orquesta Sinfónica de Londres, cada uno de estos 9 movimientos es el equivalente a pararse frente a un lago y observar los movimientos en el agua, una progresión meditativa y calmada que te hace sentir rodeado por todo y nada al mismo tiempo. Fantástico.

Último programa