Noticias

Presidente Boric en la ONU: “El resultado del plebiscito nos enseñó a ser humildes”

Imagen principal
El jefe de estado hizo un importante énfasis en señalar las “graves violaciones a los DD.HH” durante el Estallido Social.

En medio de su discurso ante Naciones Unidas, el presidente Gabriel Boric se refirió a la situación ante un nuevo proceso constituyente.

El presidente Gabriel Boric fue el tercer Jefe de Estado en hablar frente a la Asamblea General de las Naciones Unidas y comenzó citando al presidente Salvador Allende.

“Vengo de Chile. Un hermoso país, situado en el extremo sur de América, entre la Cordillera de Los Andes, que es la columna de nuestro continente y el majestuoso océano pacífico. Un país con una geografía diversa y paisajes conmovedores, donde conviven juntos los cielos más claros y los mares más tempestuosos. El desierto más seco, con ciudades hechas de lluvia. El pueblo chileno es trabajador y solidario. Gracias a su esfuerzo hemos pasado de ser la colonia más pobre de Sudamérica, a ser un país independiente, libre, soberano y pujante“, comenzó Boric.

Además, envió un importante mensaje en la Asamblea. “Vengo a decirles que Chile necesita al mundo y el mundo también necesita a Chile. Vivimos en una época de profundas incertidumbres y sobresaltos, en la que es claro que no existen naciones que sean aisladas o inmunes a los sobresaltos, a lo que acontece a nivel global”, expresó.

Boric fue tajante al referirse al conflicto que mantiene en jaque a Europa y al mundo. “La injusta guerra de agresión desatada por Rusia en Ucrania, pueblo al que le expresamos nuestra solidaridad, empujó al alza el precio de los combustibles y causó desabastecimiento de granos y fertilizantes, causando un fuerte impacto en nuestra economía y de seguro en la de muchos de ustedes”, aseguró el Jefe de Estado.

“La guerra comercial entre Estados Unidos y China desatada en 2018, como también la pandemia, desestabilizaron la economía global y la nuestra. En otra dimensión, la crisis humanitaria en Venezuela por su crisis política, ha generado un flujo migratorio que es inédito en nuestra región y nuestro país, poniendo una presión tremenda sobre nuestras instituciones y sociedad”, añadió.

Pero no todo fue materia internacional. El presidente Boric de hecho se refirió al diálogo en torno a una nueva constitución. “Chile vive actualmente un intenso proceso político” y recalcó que “si bien durante los gobiernos democráticos de los últimos 30 años se redujo notablemente la pobreza y hubo importantes avances en materia social, resulta indesmentible que el modelo de desarrollo en Chile ha mantenido una alta concentración de la riqueza, llevándonos a ser uno de los países más desiguales del mundo”.

Al mismo tiempo, el presidente Boric destacó que “los valores detrás de este profundo malestar, la igualdad, la justicia, la libertad, no son ajenos a un reclamo que con más frecuencia vemos en el mundo”.

En la misma línea, el mandatario fue enfático en la férrea defensa de los Derechos Humanos. “La promoción y protección de los derechos humanos en cualquier parte y en cualquier régimen, son demandas universales que son el foco de nuestra agenda en común“, añadió.

En esa tecla, planteó que: “La salida para caminar en la solución pacífica y democrática de la crisis que vive nuestro país fue un acuerdo importante entre las principales fuerzas políticas que permitió la elaboración de una ruta hacia la redacción de una nueva constitución. Esta ruta fue refendada por un plebiscito de entrada, donde un 80% de los votantes se manifestó a favor de una nueva constitución. (…) El trabajo realizado por la Convención fue sometido a consulta ciudadana a través de un plebiscito (…) y en este evento electoral los ciudadanos rechazaron la propuesta”.

“Por lo que hoy como país estamos buscando nuevas fórmulas para construir ese lugar de encuentro entre todos los chilenos y chilenas”, deslizó.

Asimismo, dijo que: “Mi opción personal fue de aprobar la propuesta de la Convención, pero el resultado fue contrario. Algunos han querido ver el resultado como una derrota del Gobierno. Y con toda humildad quiero decir que nunca un Gobierno puede sentirse derrotado cuando el pueblo se pronuncie. En democracia la palabra popular es soberana y la guía para todo momento”.

Sobre esto, el presidente fue claro en decir que: “Como Gobierno hemos recogido los resultados del reciente plebiscito con los ojos bien abiertos, queremos escuchar lo que el pueblo nos está diciendo”, fueron parte de sus palabras.