Noticias

Gustavo Cerati hoy cumpliría 62 años: Así fue su última presentación en vivo

Imagen principal

Gustavo Cerati nos dejó hace ya 7 años, pero su legado continúa vivo gracias a los verdaderos himnos que dejó para la posteridad.

Sin duda uno de los músicos más importantes de la historia de la música en español y del rock a nivel mundial. Gustavo Adrian Cerati nació un 11 de agosto de 1959 en Barracas, Buenos Aires, o como el le denominó “La ciudad de la furia”. Pasó a la historia (y sigue haciendo historia) por sus notables composiciones y los verdaderos himnos de la música que nos regaló durante su carrera.

El 4 de septiembre de 2014 Cerati falleció tras estar por más de 4 años en un coma, luego de haber sufrido un accidente cerebrovascular en mayo de 2010 mientras realizaban una gira en la ciudad de Caracas, Venezuela. Desde ese día, algo más que un profundo sueño ocurrió en la vida del cantante, ya que era un presagio de un adios definitivo, que tendría una larga agonía. 

¿Cómo fue la última vez que Cerati cantó en un escenario?

Era el 15 de mayo de 2010, en medio de la gira Fuerza Natural, en ese momento en Caracas. El campus de la Universidad Simón Bolívar fue el lugar escogido para brindar un magistral show, con el público repletando las gradas.

Gustavo Cerati tenía planeado cruzar el océano para seguir con el tramo europeo de la gira, que iba a incluir presentaciones programadas para el mes de octubre de 2010. Sin embargo, el destino no lo quiso así, y con una mágica interpretación de ‘Lago en el Cielo’, Cerati terminaba su carrera de manera trágica e inesperada.

El oriundo de Buenos Aires hizo literalmente lo que quizo ese día. Fue una versión increíble de “Lago en el cielo”  con la que se despidió para siempre de los escenarios y de la música en general.

La presentación estuvo plagada de simbolismos, que para algunos incluso serían una premonición de lo que vendría después. La forma en que el líder de Soda Stereo tocó esa última canción con unas ganas dignas de ser una última vez, un último himno y un último respiro. Cerati esa noche le hizo un regalo a la música.

Vestido de blanco, tocando una canción con una letra que deja muchísimo para la interpretación, fue la despedida final del gran Gustavo Cerati.

Vamos despacio
Para encontrarnos
El tiempo es arena en mis manos
Un lago en el cielo
Es mi regalo
Para olvidar lo que hiciste
Y sentir algo que nunca sentiste
Hacerte sentir
Algo que nunca sentiste

Al final del concierto, Cerati se despidió con un simple: “¡Hasta la próxima, chao!”. Esa próxima no llegó lamentablemente. En ningún escenario, en ningún estudio ni en ningún lugar del mundo. Probablemente Gustavo tuvo mil y un conciertos en su cabeza mientras se encontraba hospitalizado, donde quizás repetiría un sinfín de canciones que lo llevaron a ser lo que es hoy en día: una leyenda de la música.