Noticias

Colo-Colo campeón: a 30 años de la epopeya alba

Imagen principal

Colo-Colo es el único equipo que ha podido alcanzar la “Gloria Máxima” en toda la historia del fútbol chileno. De hecho, sólo Universidad Católica, Unión Española y Cobreloa lograron alcanzar una final continental.

La Copa Libertadores obtenida por los albos en el año 1991 fue un hito que trascendió colores, sector político y nivel socioeconómico. El conjunto popular, un 5 de junio de 1991 tocaba el cielo, luego de vencer a Olimpia de Paraguay con dos goles de Luis Pérez (12′ y 17′) y un tanto de Leonel Herrera a los 85′, como broche de oro de una final inolvidable.

El título fue celebrado en TODO el país y por hinchas de diferentes clubes alrededor de Chile, algo que deja en evidencia la importancia que tenía el logro para la historia del fútbol Chileno. Hasta el día de hoy, Colo-Colo es el único equipo en la historia del balompié nacional que ha podido levantar el trofeo del torneo de clubes más antiguo del mundo.

Fotos] El histórico plantel que tocó el cielo con Colo Colo en 1991 -  AlAireLibre.cl

El histórico plantel de Colo-Colo del 1991

El 5 de junio, más que una fecha especial para los hinchas albos es un día que todo el fútbol chileno y los expertos en la historia de este concuerdan que se trata del hito más importante a nivel de clubes. Seguido por los dos títulos de América de 2015 y 2016,  se considera que es el acontecimiento más relevante en la historia del balompié nacional.

¿Cómo se gestó la hazaña del cuadro albo?

Con la llega de Mirko Jozic al conjunto de Macul, se sumaron varios refuerzos. Pero lo que más llamó la atención en su arribo, fue el optimismo por lo que venía. “Cuando dije que íbamos a ganar la Libertadores, los periodistas que estaban a mi lado se empezaron a reír” , señaló en una entrevista en el especial de La Tercera.

Al entrenador Yugoslavo se sumaron Gabriel “El Coca” Mendoza, Patricio “Pato” Yáñez y Luis Pérez. Pedidos expresamente por el adiestrador europeo, se transformaron en parte fundamental del esquema en esa edición de la Copa Libertadores. 

El torneo comenzó con una visita a Concepción, para enfrentar a Deportes Concepción frente a más de 30 mil espectadores. El resultado fue un 0 a 0, que les daba el primer punto a los albos en el grupo 2 del torneo.

En casa, tocaba para los dirigidos por Jozic enfrentarse al Barcelona de Guayaquil, el subcampeón de la edición 1990. Eso no fue impedimento para los albos, que vencieron por 3 a 1 a los ecuatorianos en casa con goles de Espinoza, Barticciotto y Salgado.

Para la tercera fecha, los albos marchaban con 3 puntos en la tabla, y les tocaba recibir a los de la región del Bío-Bío en Macul. Trámite fácil para los albos, que con tantos Barticciotto y Dabrowski vencían por 2 a 0 a los sureños. 5 puntos para los albos.

Cuarta fecha, y Liga de Quito que sólo conocía de triunfos hasta ese momento sintió toda la supremacía de los criollos, y Colo-Colo goleaba por 3 a 0, con dos de Dabrowski y uno de Barticciotto; todo en los primeros 45′.

La quinta y sexta jornada, fueron dos empates de visita en Ecuador; 2-2 con el Barcelona y 0-0 contra Liga de Quito. Así, el elenco popular terminaba primero del grupo 2, mostrando un excelente fútbol.

La recta final

En octavos de final, los pasajes llevaban a Colo-Colo hacia Perú, para medirse frente a Universitario de Lima. En el partido de ida, el marcador terminaba en 0 para ambos equipos. Ya en Chile, la historia era distinta para los dirigidos por Jozic; vencían por 2 a 1 con doblete de Espinoza y sacaban boletos para cuartos de final.

En la siguiente fase, los colocolinos recibían a Nacional de Montevideo en el Monumental. 4-0 terminaría el partido de ida en Macul para los albos y la algarabía se desataba en todo Chile. Dabrowski por 2, Martínez y Espinoza dejaban a Colo-Colo con un pie en semifinales. Lamentablemente para los albos, llegaba la primera derrota del certamen en Uruguay por 2 a 0 en la vuelta contra Nacional.

En semifinales, la cita era contra el poderoso Boca Juniors dirigido por el “Maestro” Óscar Washington Tabarez. En La Bombonera, los albos cosechaban su segunda derrota en la Copa, perdiendo 1 a 0 con gol de penal de Alfredo Graciani a los 7 minutos. Sin embargo, en la vuelta la historia tenía planificada otra página para los adiestrados por Mirko Jozic, y con gran supremacía en su juego, se metían en la final de la Copa Libertadores. 3 a 1 fue el resultado final, con dos goles de Martínez y un gol de Barticciotto, que quedará en la historia del conjunto popular.

La gran final del 5 de junio

El destino llamaba a Colo-Colo al imponente Estadio Defensores del Chaco en Paraguay. En tierras guaraníes los del “Popular” no sólo enfrentaban al campeón defensor de 1990, sino que a un equipo plagado de grandes jugadores. En Paraguay, el marcador se mantuvo en 0 para ambos arcos.

De vuelta en Chile, Mirko Jozic debía tomar una gran decisión en su delantera; Rubén Martinez vio la roja a los 80′ en el partido de ida, por lo que se perdería la vuelta en Santiago. El elegido para ese partido fue uno de los que el Yugoslavo pidió como refuerzo; Lucho Pérez.

“Mirko, una vez que pasan unos minutos y nos vamos al bus para viajar de vuelta, él se me acerca, me lleva hacia un costado y me ratifica inmediatamente en el equipo. Inmediatamente. O sea, me dice que esté tranquilo, que me cuide… ni siquiera me dice prepárate, sino que me dice ‘cuídate, porque vas a jugar la final de vuelta”, comenta Luis Pérez sobre el momento que se enteró de su titularidad en Santiago.

El partido, tal y como lo relata el libro “La Copa se mira y se toca” es una verdadera epopeya y gesta para el fútbol nacional. Con el relato del gran Vladimiro Mimica, el texto enmarca a la perfección como se dio el trámite de partido.

La entrada del día del partido. Hoy serían 9.769 pesos según la variación del IPC

En un duelo que en el papel era complicado para los de Macul, Luis Pérez se vistió de héroe a los 12′ y los 17′, poniendo la calma en un Estadio Monumental Repleto. A los 85′, Leonel Herrera se encargaba de cerrar el partido, desatando la locura alrededor de todo Chile. para que de Arica a Magallanes todo gritaran Campeón.

“Colo-Colo grande, Colo-Colo eterno, Colo-Colo de Chile y para todos los chilenos. Colo-Colo campeón de la Copa Libertadores de América”, fue el estremecedor relato de Vladimiro Mimica al finalizar el encuentro.

 

Las celebraciones de la histórica hazaña de Colo-Colo fueron en todo Chile. Según relatan varios historiadores, hinchas y jugadores, hinchas de todos los equipos, personas de todos los sectores políticos y económicos celebraban este histórico título, hasta altas horas de la madrugada.

En una época complicada, en el segundo año de la vuelta a la democracia, Colo-Colo supo ser campeón, como dice su himno. En un momento en que Chile gozaba de pocas alegrías, el conjunto popular, comandado por el histórico Mirko Jozic le cambió la cara al fútbol chileno con un hito que será difícil de borrar de los libros de historia del balompié criollo.

Último programa